Ya estoy de vuelta en Madrid tras  dos semanas de formación intensa y alimentación cruda depurativa  en el Instituto Ann Wigmore de PuertoRico. He tenido la oportunidad de  profundizar en el aprendizaje de la comida viva y sobre todo vivir la experiencia de alimentarse así.

Alimentación cruda

Uno de los pilares de esta alimentación es la sopa energética. También los son el zumo de hierba de trigo y el rejuvelac (bebida fermentada, probiótica). Durante la formación hacemos una dieta detox que consiste, entre otras cosas en tomar durante tres días, desayuno, comida y cena la sopa energética. Se llama así porque es completa, tiene la capacidad de depurar y regenerar el cuerpo. Esta sopa, que es más bien una crema, es fácil de digerir, es alta en nutrientes, es alcalinizante, alta en hierro, antiinflamatoria, llena de clorofila, fitonutrientes y es alta en fibra. Vamos que no sólo es perfecta para hacer una detox, también lo es para esos días en los que queremos compensar excesos.

Los ingredientes que tiene son: brotes de semilla de girasol, brotes de trigo sarraceno, papaya, rejuvelac, alguna semilla germinada como pueden ser lentejas o alfalfa, alga dulse, hojas verdes y alguna grasa saludable como aguacate o semillas de lino o chía. Puede que no tengas muchos de estos ingredientes, así que te voy a proponer una versión libre. Aunque si te animas puedes comprar on line los brotes en www.tusbrotesverdes.com (meter enlace).

La receta adaptada de sopa energética:

Para dos raciones:

Dos tazas de espinacas o brotes verdes

Media taza de terminados de alfalfa u otro germinado que encuentres (ojo que si pones de rábano o puerro, cebolla o ajo va a estar muy fuerte, porque pican y no va a haber quien se la coma)

Una cucharada de chucrut (fíjate bien a la hora de comprarlo que no sea pasteurizado, buscado en la sección de refrigerados)

Una manzana (puedes sustituirla por papaya)

Un trocito de alga dulse

Un cuarto de aguacate (puedes sustituir el aguacate por una cucharada sopea de semillas de chía o lino)

Un trocito de jengibre

Una taza de agua (aunque lo ideal es el rejuvelac)

Pon todo en una batidora hasta que tenga la consistencia de una crema y ya está. No es necesario que la dejes completamente triturada, cuanto más la bates más la oxidas. También puedes puedes ponerla encima del radiador un rato si te apetece templada, o darle un golpe de calor en una cacerola  y si no está lo suficientemente dulce para ti, añade un poco más de manzana.  Si te falta alguno de los ingredientes, no dejes de hacerla, prueba a sustituir. Por ejemplo las espinacas por canónigos o los germinados de alfalfa o por más hoja verde.

Espero que esta receta te sea útil, puedes encontrar los germinados y el alga dulse en tiendas de alimentación natural, incluso en algunas grandes superficies. Gracias por estar ahí.

Artículos Relacionados

Deja un comentario