Con la llegada del buen tiempo apetece beber algo fresquito como una limonada de lavanda.

Ojalá estuviera este refresco en las terrazas de Madrid. Siempre la puedes hacer en casa o llevarla a una fiesta compartirla con amigos. Yo me la voy a llevar al curro y la mezclaré con una infusión de abedul. Esta rica, si te gusta la lavanda claro y es relajante. Disfrutar de un refresco y cuidarte a la vez, vale por dos.

IMG_5007

Lavanda: Según la Agencia Española del Medicamento la flor se utiliza para tratar síntomas leves de estrés, agotamiento y ayuda a dormir. Con la lavanda se han hecho estudios clínicos. Como es el caso de un grupo de pacientes con obesidad mórbida a los que se sometió a una operación de banda gástrica. En la postanestesia a unos se les aplicó en la mascarilla de oxígeno aceite esencial de lavanda y a otros un aceite de bebé. Aquellos pacientes que inhalaron la lavanda necesitaron menos morfina que los otros.

Esta limonada de lavanda es sólo una idea para que tu customices las tuyas. Puedes utilizar la infusión que estés tomando a la limonada. Te doy algunas ideas: jengibre, tomillo, diente de león, cola de caballo…

Así que vamos a relajarnos preparando esta limonada.

Ingredientes:

  • 1 taza de azúcar de coco (puedes poner el endulzante que prefieras, como estevia, sirope de arce, de agave), ten en cuenta que esté azúcar es oscuro así que si quieres que la limonada quede clara y transparente utiliza estevia o xilitol.
  • 5 tazas de agua filtrada.
  • 5 limones (su zumo) y algunas rodajas para decorar.
  • 1/4 de taza de lavanda seca.

FullSizeRender

Procedimiento:

  1. Hacer la infusión de lavanda y abedul con una de las tazas de agua y dejar reposar 15 minutos.
  2. Mezclar con el azucar de coco y hasta que esté bien disuelto.
  3. Añadir el zumo de los limones y el resto del agua.
  4. Enfriar y disfrutar.      

Y nada más, así de sencillo… creo que la siguiente que haga va a ser de rosas.

Artículos Relacionados

Deja un comentario