Hacer una detox, ¿para qué?

Parece que está de moda hacer una detox. Las librerías llenas de libros sobre el tema, 84.200.000 entradas en Google, revistas y revistas, periódicos. Unos nos hablan de sus maravillas y otros de sus peligros. A veces parece que tanta información nos lleva al concepto equivocado de hacer una dieta detox es exclusivamente para adelgazar.

En sí no es una dieta de adelgazamiento, aunque es bastante probable que adelgaces como consecuencia de ella. La doctora Matveikova nos cuenta en su libro “Salud Pura”, que desde que nacemos nuestro cuerpo está expuesto a tóxicos y que con el paso de los años nuestra capacidad de corregir y eliminar esta toxemia disminuye “…es como si las toxinas fueran entregadas a las células en “camiones”, y, en cambio el proceso de eliminación, limpieza y descarga de las células se realizase en furgonetas”.

Por tanto a través de una dieta depurativa le damos la oportunidad al cuerpo de eliminar la toxemia en “trailers”. Puesto que vamos a eliminar esos alimentos que generan toxicidad y vamos a introducir otros que ayudan a la eliminación.

Además hay un concepto importante que es el dejar descansar a los órganos que intervienen en la digestión para que en vez de ocupar su tiempo y su energía en el proceso digestivo los usen en limpiar y liberar toxinas.

Tipos de detox

Hay muchas formas de hacerlas, lo ideal sería realizarla bajo la supervisión de un profesional y desde luego, siendo conscientes del estado de salud en el que estamos. Esto quiere decir que si tenemos alguna dolencia es mejor comentárselo a nuestro médico antes. Las hay de zumos, de cocina crudivegana, de batidos verdes, de ayuno. Personalmente he realizado varias, cada una diferente .

La primera surgió de la oportunidad que tenía al tener que pasar tres días a dieta de líquidos por una prueba médica. Ya que estaba, aproveché para tomar líquidos sanos: zumos y caldos vegetales. Todo colado, sin una pizca de fibra.

De esta experiencia saqué dos cosas en claro: la primera es que mi cabeza estaba muy despejada y la segunda que mi nivel de energía era más alto. El primer día pasé más hambre que el perro de un ciego. Pero el segundo y el tercero sin problemas y así sin quererlo hice mi primera detox.

Esta experiencia me animó meses más tarde a hacer otros tres días, esta vez a batidos verdes. Esta segunda vez la hice tras recibir los resultados de un chequeo médico, todo estaba bien y me pareció buena aprovechar el momento. Fué más fácil que la primera porque al ser batidos, tienen mucha fibra y hay más sensación de saciedad. Al tercer día algunas personas me preguntaban que que había hecho porque tenía la piel radiante. Pero estuve dos días con dolor de cabeza y es que las dietas depurativas pueden tener este efecto secundario al eliminar las toxinas.

Estas dos son bastante exigentes pero no tienen porque ser así. Como aprendí en el Master de alimentación vegetaríana 70% crudo de Ana Moreno, es más importante lo que sacas de tu dieta. Sacando los llamados venenos blancos ya estás haciendo una especie de detox. Estos venenos son: Harinas blancas, azúcar, lácteos.

La tercera detox fue en el master de cocina vegetariana y la verdad es que compartir esta experiencia en grupo mientras te estas formando en ese mismo tema es una gran experiencia y no sólo a nivel físico. En esta ocasión la hicimos con zumos y la sopa energética de Ann Wimore.

La cuarta el pasado agosto, cuatro días de ensaladas y cremas de verduras siguiendo las pautas del libro de Nuria Roura Detox Sen y la quinta en el Instituto Ann Wigmore de Puerto Rico a comienzos de este año.

La vuelta de las vacaciones, así como los cambios de estación son un buen momento para hacerlas. No tienes porqué estar tres días a zumos o batidos. Puedes eliminar los venenos blancos durante un mes y un día a la semana comer solo ensaladas y fruta. La fruta separada de las ensaladas y un sólo tipo de fruta cada vez.

También tienes la opción de encargar tu dieta detox en zumos y batidos on line y te los llevan a casa.

O mejor todavía hacer un curso on-line aprendes y lo haces a la vez. Ana Moreno tiene un curso detox para 14 días. Y es que saber, aprender en profundidad las propiedades de los alimentos y cuales comer según tus necesidades marca una diferencia: introducir hábitos saludables en la alimentación. Que al final es de lo que se trata. No es tanto limpiarse de excesos de comilonas y excesos, aunque viene bien, sino de ir introduciendo en tu vida una forma de alimentarte que te haga sentir llena de energía, con digestiones ligeras y con resultados visibles en tu peso, tu piel y en tu salud en general.

La última dieta depurativa que he disfrutado ha sido en el Instituto Ann Wigmore de Puerto Rico el pasado enero, toda una experiencia sobre la que te contaré en el próximo post.

Y claro como iba a despedirme sin dejarte una receta de un zumo que puedes tomar al levantarte:

Un chupito de zumo de hierba de trigo, tres ramas de apio, el zumo de un limón, un trocito de jengibre, y una manzana. Licuar y tomar en ayunas nada más levantarte. La verdad es que de primeras lo que se dice bueno no está, lo que pasa es que sienta tan bien que lo terminas adorando. Si no tienes la hierba de trigo puedes comprarla en polvo y añadirla a tu zumo.

Ya sabes, si te ha resultado útil la información compártela. Gracias por estar ahí…

Artículos Relacionados

Deja un comentario