Uno de los pilares de la alimentación viva son las aguas enzimáticas. El rejuvelac es un agua enzimática creada por Ann Wigmore, consiste en fermentar el agua con quinoa germinada o repollo, aunque en sus orígenes se hacía con trigo.

Los alimentos fermentados están predigeridos, esto quiere decir que que han sido enzimaticamente divididos en formas más simples. Las proteínas en aminoácidos los carbohidratos en azucares simples y las grasas en ácidos grasos. Esto se traduce en que son más fácilmente dirigibles. Contienen bacterias beneficiosas, probióticos como los lactobacilos o los aspergilus que son esenciales para la salud intestinal y están cargadas de enzimas y vitaminas B, C y E.

Las aguas enzimáticas se pueden hacer de cualquier germinado, pero hoy vamos a hacerla al más puro estilo Wigmore: de repollo. Quien dice repollo dice lombarda u otra col.

La receta

Ingredientes:

  • 420 ml ó 1 y 3/4 de agua filtrada (importante que sea filtrada porque el cloro del agua del grifo impide que fermenten las bacterias. También puedes dejar reposar el agua durante un día para eliminar el cloro.
  • 720 ml de repollo en trozos o 3 tazas del mismo.

IMG_5046

Procedimiento:

Pon el agua y el repollo en la batidora y bate primero a velocidad lenta y ve subiendo la velocidad hasta que esté bien batido en unos 30 segundos estará preparado.

Pon la mezcla en en un tarro de cristal bien limpio y cubre con un trapo o una servilleta para que no entren bichitos.

IMG_5053-2

Deja a temperatura ambiente durante tres días. (La fermentación depende mucho de la temperatura, a más grados más corto es el tiempo de fermentación, así que si es pleno verano y hacen 40 grados, en un día estará preparado).

Al tercer día cuela el líquido con un colador de tela o un trapo. Traslada la mezcla a un tarro y guarda en la nevera.

Puedes hacer una segunda tanda utilizando 60 ml de rejuvelac ya preparado y 360 ml de agua y 720 ml de repollo o col. Esta vez como ya hay bacterias fermentativas en con el rejuvelac sólo necesitarás un día a temperatura ambiente para que esté listo.

Como tomarlo

Lo puedes utilizar para beber tal cual o añadir a batidos verdes, sopas crudas o hacer yogur de frutos secos. Para lo que quieras siempre que sea en frío para que las bacterias sigan vivas.

El olor y sabor debe ser el mismo que el del chucrut, vamos que es fuerte, si tiene un olor pútrido, no lo tomes… Otra opción es utilizar una cucharada de cualquier germinado por litro de agua y dejar a temperatura ambiente durante 48 horas. Colar y refrigerar.

IMG_5066

En la nevera te dura unos tres días aunque yo lo he utilizado durante una semana entera y estaba perfecto. Empieza tomando medio vaso al día y ve como te va sentando. En el Instituto Ann Wigmore nos pautaban dos vasos diarios con el estómago en ayunas.

Prueba, experimenta y comparte. Un beso

Artículos Relacionados

Deja un comentario